Día Nacional de Comer en Casa y en Familia

Compartir en casa y en familia continúa siendo el momento perfecto para disfrutar cada vez más el hablar, reír, bailar y por supuesto, cenar. Es por eso que la hora de comer puede convertirse en el único momento del día cuando logramos conectarnos como familia y olvidarnos por un momento de nuestros intereses individuales. Es en la mesa donde agradecemos, conversamos, compartimos recetas deliciosas, recargamos baterías, contamos historias, vivencias y anécdotas memorables.Para lograr que ese momento sea divertido, tenemos que asegurarnos hacerlo diferente a lo que vivimos en la rutina de nuestro día a día. Preparemos actividades, juegos y hasta preguntas diferentes que promuevan conversaciones no esperadas y que harán que todos se aseguren que estos momentos especiales se conviertan en hábito semanal.

¿Quién dijo que comer en casa y en familia es una tradición del pasado? Todo lo contrario, ¡Está brutal y está de vuelta! Según un estudio de Columbia University en Nueva York. Los niños que comen en familia al menos cinco veces a la semana, desarrollan mejores hábitos alimentarios, tienen mejor aprovechamiento académico y tienen menos riesgo de tener problemas de peso y dependencia a sustancias adictivas. ¡Enhorabuena!Además, propicia los buenos modales y que ellos aprendan a conversar, escuchar, servir a otros, solucionar conflictos y crear compromisos. Fuente: libro “The Surprising Power of Family Meals”, de la doctora Miriam Weinstein.

¡Anímate y haz lo mismo en tu hogar! En la vida moderna puede parecer complicado, pero es más sencillo de lo que piensas. Establece una meta, mantenlo simple (puede ser en el desayuno, el almuerzo o la cena) y asegúrate de que sea una experiencia relajadora y divertida.Hagamos un compromiso donde a menudo se cree un calendario para que habitualmente, comer en casa y en familia sea una experiencia tan positiva que nuestros niños y adolescentes sean quienes lo planifiquen y tomen parte activa en el proceso.

10 razones para Comer en Casa y en Familia

1-Desarrolla mejor comunicación familiar
Las conversaciones durante la cena proveen oportunidades para que los miembros de la familia conecten y aprendan uno del otro. Es un momento excelente para compartir información, noticias y crear experiencias unificadoras.

2-Propicia los buenos modales
Comer en familia crea la oportunidad perfecta para enseñar, promover y practicar qué son los buenos modales al comer, así como las destrezas sociales requeridas para ser exitosos en la escuela, la universidad y la vida.

3-Expande la oportunidad de probar nuevas comidas
¡Es el momento perfecto para explorar nuevas comidas!. Claro, ten presente que a los niños le toma entre 8 y 10 ocasiones probar la misma comida antes de aceptarla. De una forma divertida y amena, puedes lograr incluir distintas comidas en su menú.

4-Promueve la autoestima
Incluir a los niños y jóvenes en la preparación de la comida y el arreglo de la mesa, promueve orgullo, responsabilidad y nuevos conocimientos; y estimula sus capacidades y talentos desconocidos.

5-Evita conductas destructivas
Estudios demuestran que comidas familiares frecuentes (cinco o más a la semana), son asociadas con menor incidencia de conductas destructivas en los pre-adolescentes y adolescentes, cuando son comparados con familias que comen juntos dos o menos ocasiones a la semana.

6-Promueve mejor rendimiento académico
Estudios realizados establecen que niños y jóvenes que comen frecuentemente con sus familias, tienen mejor rendimiento académico que aquellos que comen en familia dos o menos ocasiones semanalmente.

7-Asegura que conozcas mejor a tus hijos
Aprovecha cada cena para hacer “las preguntas de oro” a tus hijos: qué les gusta, y qué les disgusta, qué les preocupa y qué opinan sobre situaciones particulares. Esto te ayudará a conocerlos mejor.

8-Fomenta mejor alimentación
Es una forma extraordinaria de conocer qué comen tus hijos y en que porciones. Esto ayudará a hacer los ajustes necesarios para asegurar y promover una dieta balanceada.

9-Impulsa la práctica de agradecimiento
¡Qué mejor que aprovechar la ocasión de la comida para agradecer!. Ciertamente, al comer, se puede agradecer a quién compra los alimentos, cocina, y arregla y recoge la mesa. “Gracias” es una palabra que lleva un mensaje importante y necesario.

10-Promueve la rutina y disciplina
Está probado que la rutina y disciplina en los niños y jóvenes son elementos necesarios para su éxito. Crear un tiempo y espacio para comer en casa y en familia promueve estas destrezas. Hay momentos en los que necesitan dejar el celular o la televisión a un lado, organizar su tiempo y cumplir con unas tareas para asegurar esos momentos en familia y tener grandes resultados.

Descargas